Lugar de la llegada de la conducción de agua salobre, choza adquirida por la Fundación Huete Futuro y cubo de la muralla

Conducción de agua salobre

En Huete existe una conducción de agua salobre, no sabemos exactamente la época de construcción, siempre hemos dicho que era medieval-árabe pero según los últimos estudios podría ser incluso romana, que transcurre a lo largo de algo más de un kilómetro, desde el nacimiento de agua del “Borbotón”, hasta, en la actualidad, lo alto de la calle Cuesta del Mercado. Aunque actualmente la llegada de la conducción está, al menos eso parece, fuera del recinto defendido por la muralla, aunque pegado a ella, junto a los restos de un cubo o torreón de la misma, parece que debió tener algunos metros más e introducirse intramuros de la ciudad.

El recorrido de la conducción de agua se conserva en un 90% del trazado que se puede seguir en superficie pues todo el recorrido está jalonado de pozos,  seguramente se hicieron en la época de construcción para evacuar los materiales durante la construcción y con posterioridad poder limpiarlo de lodos y depósitos, pero lo que con seguridad sabemos hoy es que esos pozos son de distintas época, cerca  de 90 pozos debió tener en tiempos de la construcción de los que se conservan más de las tres cuartas partes. Y si se conservan tantos y en tan buen estado seguramente se debe a que la conducción ha estado cumpliendo esta función hasta bien entrado el siglo XX, quizás hasta mediados de la década de los ochenta.

La conducción de agua estaba destinada, originariamente, a dar servicio a los abrevaderos de ganado y para regar huertas intramuros de la ciudad, aunque está por estudiar. Parece que estos abrevaderos eran dos, aunque posteriormente se ampliaron con algunos fuera de los muros que se conectaron con esta conducción, uno en la Hoya de San Miguel, en donde se encontraba también el lavadero, y otro junto a la puerta de Medina, en el lugar que desde hace años se conoce como arco del Caño Mocho (arco que se abrió en el paramento de la muralla en el siglo XIX para el paso de todo tipo de vehículos y se inutilizó la puerta en codo de Medina de origen árabe, gracias a lo cual, quizás, la conservamos).

El objetivo básico del proyecto es, en primer lugar, estudiar para conocer bien esta infraestructura medieval y el servicio que daba, restaurar su llegada a Huete y crear un pequeño centro de interpretación sobre dicha infraestructura.

En segundo lugar se busca incorporar otro bien patrimonial al entramado de recursos turísticos culturales que puede ofrecer Huete, en este caso medieval.

Las acciones que se ha propuesto la Fundación Huete Futuro son básicamente tres:

  1. Estudio de la conducción árabe de agua salobre.

Se trata de conocer en profundidad esta infraestructura: su trazado, alzado topográfico por donde discurre, estado de conservación, tipología constructiva, época de construcción, servicio que prestaba, discurrir de la conducción por el núcleo urbano, abrevaderos que alimentaba, otras conducciones semejantes conocidas: coincidencias y diferencias, fuentes documentales, etc.

En la actualidad ya se han ejecutado los primeros pasos de este estudio, aunque queda mucho por hacer, el levantamiento topográfico y sondeos-catas en más de media docena de pozos.

  1. Limpieza, restauración y acondicionamiento de la llegada de la conducción árabe a la población.

Se pretende acondicionar la llegada de la conducción, después de su limpieza y restauración, para que pueda ser vista desde la calle por los visitantes. Al mismo tiempo se restaurará el cubo y paño de la muralla en el que se encuentra la llegada. No se descarta, si fuera posible, acondicionar algún tramo intermedio para que pudiera ser  visitado.

  1. Creación de un pequeño Centro de Interpretación del conjunto de la conducción árabe.

Mediante paneles explicativos, fotos del estado actual, planos, maquetas, audio, etc. mostrar la infraestructura medieval: época de construcción, trazado, materiales utilizados y sus técnicas constructivas, así como los servicios que prestaba a la población.

El Centro de Interpretación estaría ubicado junto a la llegada de la conducción, en una “Choza”, hábitat troglodita típico de Huete, contigua e inmediata, y ambas, a su vez, llegada de la conducción y Choza, muy próximas a un cubo de la muralla desde el que se observa una vista panorámica de la población.

Como siempre el proyecto se llevará a cabo siempre que la Fundación Huete Futuro consiga las ayudas y financiación necesarias.

Lugar de la llegada de la conducción de agua salobre, choza adquirida por la Fundación Huete Futuro y cubo de la muralla

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *